lunes, 18 de octubre de 2010

Para salir de la pobreza

La multitud por sí sola nunca llega a nada si no tiene un líder que la guíe.

Estas palabras, son muy ciertas, la multitud necesita alguien que la guíe, para llegar a una meta y ese alguien es el líder. 

Pero. ¿Quien traza la meta?,  ¿La multitud? o ¿el líder?

En nuestras sociedades occidentales, en las cuales se vive en democracia y están regidas por un Estado de Derecho, es la multitud la que se supone traza sus metas y objetivos, los cuales tienen como finalidad alcanzar el Bien común.

yo pensaría que es el líder quien traza las metas o mejor dicho, el grupo social que lidera a la multitud, a través del aparato estatal, porque cuando nos ponemos a revisar, la forma en que los gobiernos , latinoamericanos,y especialmente el Guatemalteco, invierten su presupuesto, los programas que promueven y los resultados que se dan, en los que básicamente se refleja que existe crecimiento económico, pero las diferencias entre, digamos, ricos y pobres, solamente se agudizan o cuando se da una disminución es minima.

Al momento de revisar las conexiones y parentescos de quienes ocupan los cargos públicos nos damos cuenta que están bien conectados o son familiares de quienes controlan los medios de producción y los medios de información masiva.

Pero no me crean a mi, tómense ustedes el tiempo para revisar toda la información que puedan, con respecto a índices de pobreza, PIB y otros, así mismo lean otros análisis y verán que muchos concuerdan con esta postura.

Dicen que no existen malas tripulaciones, solamente malos lideres, pero ¿no son los lideres parte de la multitud? entonces ¿es la multitud la "mala"?, no del todo, creo que es mala en cuanto a que no puede articular y hacer valer su voluntad , haciendo que sus lideres cumplan con ella, por lo menos aquellos lideres que detentan el poder.

No todos los líderes son malos, son malos la mayoría de los que ejercen el poder, malos porque no buscan el bien común sino buscan beneficiar únicamente a su sector, dando como resultado el incremento de la pobreza.

Y lo logran utilizando la fuerza del estado, amparados en la ley y utilizando los medios de comunicación masiva, para fabricar un consenso en la multitud logrando de esta manera que esta crea que esta decidiendo por si misma, cuando en realidad, solamente cumplen con la voluntad de sus líderes.

Todas estas estrategias tienen éxito, porque, la multitud, ignora sus derechos, por comodidad o miedo, se abstiene de tomar un papel mas activo en el proceso político de su país.

A veces parece que es imposible oponerse a las decisiones de la clase dominante, o que intentarlo es sinónimo de ser mártir, pero cada individuo puede aportar, para el bien común, sin tomar demasiados riesgos, informándose bien antes de ejercer su voto y darle un voto de castigo a quienes no cumplan con sus expectativas o tomando parte en procesos de participación ciudadana, exigiendo se respeten sus derechos , cultivando una cultura de denuncia y un largo etc. sobre le cual escribiré mas adelante.

No necesitamos ser mártires para poder hacer algo por nuestro país, sino con la sumatoria de los pequeños esfuerzos de todos los individuos podemos salir adelante.

El dejo con esta ultima interrogante:

¿Que hice hoy para que mi país salga de la pobreza y que voy ha hacer mañana?

No hay comentarios:

Publicar un comentario